Comprar un dominio

Imagen
  Comprar un dominio es un paso clave en la digitalización de tu empresa. Una inversión para cualquier negocio que desee obtener visibilidad y beneficios en Internet.   Registrar un dominio es también una garantía de seguridad para cualquier negocio, más allá de las ventajas de visibilidad en los buscadores. Es lo primero que debes hacer para mejorar o consolidar tu presencia en internet. Expresado de forma simple, el nombre de dominio o dominio es el nombre de un sitio web, el texto que leemos después de "@" en una cuenta de correo o de "www." en una dirección web.   El nombre de tu dominio será aquello que le dirás a cualquiera que te pregunte sobre cómo encontrarte en la red. ¿Quién puede registrar un dominio? Cualquier persona puede comprar un nombre de dominio acudiendo a un registrador de dominios. Tan solo hace falta buscar un nombre que esté disponible y pagar una cantidad por el registro del dominio. Podemos elegir entre varias terminaciones de dominio (TLD

Reputación online

Internet ha propiciado la aparición de un nuevo tipo de cliente mucho más exigente.

Actualmente el cliente en internet se convierte en un buscador de opiniones y comentarios sobre los servicios o productos que desea adquirir. La web 2.0 ha creado los medios para que cualquier usuario de la red pueda contribuir fácilmente con opiniones sobre un producto, marca o servicio.

Por buena que sea la calidad de un producto o servicio y por cuidada que sea la atención al cliente que pueda ofrecer una empresa, siempre existirá un cliente descontento. Los clientes insatisfechos son los más proclives a manifestarse a través de los medios que le brinda internet (blogs, foros, redes sociales…) Además, está comprobado que son este tipo de comentarios negativos los que más rápido se difunden, ya que la mayoría de personas prefieren hacerse eco de los comentarios o casos negativos que de los positivos.
Hoy día, cualquier persona motivada, con un poco de tiempo libre y cierto conocimiento de internet podría poner contra las cuerdas a cualquier empresa que no se haya ocupado de su reputación corporativa online.

Son muchos los casos conocidos de empresas que se han visto en graves apuros por descuidar este aspecto en sus estrategias comerciales. ¿Te imaginas que pasaría si al escribir en Google el nombre de tu empresa apareciera en los primeros puestos una opinión negativa?, desde luego, tendrías un grave problema de reputación corporativa.

Comentarios

  1. Hola,

    Las empresas deberían empezar a cuidar no sólo a sus clientes si no también a sus trabajadores, ya que un cliente insatisfecho y un trabajador descontento, pueden suponer grandes pérdidas.

    ResponderEliminar
  2. Hola Eli,

    Creo que no se imaginan hasta qué punto. Resulta difícil por no decir imposible, cuantificar las pérdidas. A los llamados intangibles no se les suele dar la importancia que tienen.
    Si el nombre de una empresa que vende sofás (por ejemplo) aparece asociada a comentarios negativos en los primeros lugares, esto supondrá menos ventas pero también supondrá que gran parte de la inversión en marketing y publicidad habrá sido en vano o incluso contraproducente.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu aportación. Puedes contactar directamente conmigo en: consultor@josemariaenriquez.com

Entradas populares de este blog

Diferencias entre calidad y lujo

Cómo instalar una plantilla en Magento:

Pensando en redes sociales